26 de mayo de 2017

PELOTAS SENSORIALES


     Algunos niños parecen haber nacido con una pelota bajo el brazo. A mi hijo mayor le encantaban desde bebé, y su hermano no se queda atrás. Pero las pelotas comunes de plástico o de cuero son muy difíciles de agarrar para ellos, además de que cuando las lanzan ruedan demasiado deprisa y pronto quedan fuera de su vista y de su alcance. 


       En casa tenemos unas cuantas. Empezamos por la Montessori y la Pikler y poco a poco fuimos introduciendo el resto.

PELOTA MONTESSORI

     La pelota Montessori es ideal para bebés. Suave, blandita y con una forma tal que le permite agarrar con sus manitas con facilidad. Tiene un cascabel en su interior. Al inicio puede utilizarse como móvil táctil (3-4 meses), colgándolo con una cinta elástica en la zona de juegos diurna del bebé. Al principio la golpea, luego ya es capaz de agarrarla, agitarla, lanzarla y volver a cogerla. A David le divertía mucho.


    Cuando fue capaz de mantenerse sentado, se la puse en su CESTO DE LOS TESOROS. En estos momentos, es ideal para estimular la fase de gateo en que se encuentra. La lanza y va detrás de ella gateando.


PELOTA PIKLER

     Está hecha de médula de mambú de manera artesanal. Inspirada en el trabajo y la experiencia de la pediatra Emmi Pikler sobre el desarrollo psicomotriz de los niños. Debemos darles la autonomía y la libertad de movimiento necesarios confiando en sus posibilidades y preparando el ambiente adecuado para ello. Sin forzar posturas ni querer adelantar fases (sentarles antes de que sean capaces de hacerlo solos, ayudarles a caminar...). 


     La pelota Pikler ayuda a favorecer ese desarrollo. Al principio, como la pelota Montessori, podemos utilizarla como móvil táctil (3-4 meses). Más tarde estimulará al bebé en la fase del gateo. Muy ligera y sencilla de manejar, le da la confianza que necesita para desplazarse y no sentirse frustrado al no poder alcanzarla.


BOLA DE ALGODÓN CON SONAJERO

   Suave, blandita y con un cascabel en el interior que suena al agitarla. 



PELOTA OBALL

  Pelota de plástico de colores con 32 agujeros de forma hexagonal. Muy flexible. Libre de BPA. Y ésta es sin duda, su preferida de entre todas las  que tiene. Con la que más se entretiene y la primera que elige siempre. 


PELOTA DE GANCHILLO

     Pelota de ganchillo de 3 colores, blandita, muy amorosa, hecha a mano. A mi me encanta, aunque la verdad es que no es de sus preferidas. 

PELOTA SENSORIAL BONYS
  
  Fabricada en caucho natural y con una textura similar al terciopelo. Es muy agradable al tacto y no pesa nada."Bony" significa "chichón" en valenciano. Puede que deba su nombre a los "bonys" que le salen. 


PELOTA SENSORIAL CUBO

    Mismas características que la anterior. Cambia la forma y el color. No son tóxicas.

PELOTA SENSORIAL RUGBY

    Idem que las dos anteriores. Del mismo estilo también está la PELOTA SENSORIAL GOLF  y la PELOTA SENSORIAL MOON. 


     Las tiene todas juntas guardadas dentro de un cesto accesible para él.


        El cesto, está en una estantería baja a la cual él accede gateando y puede jugar cuando quiere.


     Estas pelotas estimulan el sentido de la vista, del tacto y del oídofavoreciendo el desarrollo psicomotor de los niños. Tienen varios años de vida, cambiando su uso en las distintas etapas. Y son un juego estupendo para compartir. En casa jugamos los 4 :))



También estamos en FACEBOOK y en INSTAGRAM:)

4 comentarios:

  1. Me ha encantado el post. Nosotros tenemos la de Montessori, la Pikler, la de ganchillo y la de terciopelo. Nuestra próxima adquisición será la Oball que la ha probado y le gusta mucho :-)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Patri!:) . Me alegro de que te haya gustado. Sí, ya sabes que la Oball le encanta, como al mío, je, je. ¿Qué tendrá?.

    ResponderEliminar
  3. Donde se pueden adquirir la bony y la de rugby? Gacias

    ResponderEliminar