10 de noviembre de 2016

POR QUÉ PORTEAR A TU BEBÉ



    "Ahora bien, se constata que en una forma de vida natural y primitiva, ha ocurrido precisamente así. El recién nacido, el niño pequeño, el embrión espiritual, que tiene que preparar a expensas del ambiente su adaptación y construir los caracteres propios de la raza, participó siempre en la vida social de los adultos. La madre lleva al niño pequeño en brazos y lo tiene junto a ella vaya donde vaya. La campesina va al trabajo llevando con ella al niño; la mujer que va a la compra al mercado, o que va a la iglesia, que conversa con las comadres, tiene al niño siempre pegado a ella".

María Montessori- La formación del hombre.

   Con esta entrada, inaguro una nueva sección, la de BEBÉS (0-1 AÑO). He sido mamá recientemente por segunda vez hace 3 meses y medio y tenía la inquietud de compartir algunas de las cosas que voy descubriendo y experimentando de forma muy positiva con mi hijo. He dudado, ya que se alejaba de la idea inicial de este Blog: Blog de aula de 3-6 años. Hace unos meses lo amplié a partir de las actividades que iba haciendo en casa  con mi hijo mayor de 7 años (+ 6 AÑOS), así es que ya sólo me quedaba completarlo con la primera etapa :).

      Una de las experiencias más bonitas y significativas que estoy viviendo con David es la del porteo. Estoy taaannn contenta que lo recomiendo muchísimo. Y no me faltan oportunidades, porque a la gente le llama mucho la atención y me preguntan a menudo. 

   En este segundo embarazo, descubrí que existe un periodo denominado exterogestación considerado como una gestación fuera del útero materno donde el bebé necesita sentir el calor y la seguridad que le proporcionaba el mismo. Podríamos hacer un símil con la cría del canguro, que nace en un estado de desarrollo que necesitan completar en la bolsa de su madre. 9 meses más necesitan los bebés humanos de contacto piel con piel antes de tener la suficiente confianza y autonomía para empezar a explorar el mundo por si mismos. Y el porteo es el medio ideal para posibilitar este periodo. 

               


   "No le cojas mucho en brazos que se acostumbra".
  "Míralo qué listo. Anda que no sabe ya con lo que pequeño que es".
  "Déjalo llorar que es bueno. Si no después te tomará el pelo".
   "Uff! Muchos brazos le veo yo a ese niño. Ya verás lo que te espera". 

   En temas de crianza todo el mundo es experto y se concede la licencia de opinar sin que nadie se lo haya pedido. Yo he tenido que escuchar algunas también. Un bebé recién nacido no tiene la capacidad de manipular a nadie. No llora por capricho. Es su forma de comunicación. El contacto con la madre es una necesidad. 

   Es una práctica extendida en  diferentes culturas y partes  del mundo.

Fuente fotos:http://www.pajaritopinzon.com/blog/de-porteo-por-el-mundo-ii/.



 






      Incluso el modo que emplean las madres para sujetarse al niño, permaneciendo ellas con las manos libres para trabajar, es uno de los caracteres en las costumbres de los pueblos. La madre esquimal sujeta al niño a su espalda, la japonesa sobre los hombros, la india lo lleva al costado, otras, como en los cantones suizos, lo llevan en la cabeza. De esta forma las madres realizan una segunda función natural, una función de orden psíquico. Ellas no son conscientes de cumplir un acto necesario para la salvación de la especie. La madre es algo distinto de una «revolucionaria en la educación». No es una maestra del niño, no lo invita a mirar o a aprender: es sencillamente su medio de transporte.


María Montessori- La formación del hombre.
 


 

   Y no es un invento moderno, como creen algunas personas ("en mi tiempo estas cosas no existían"), sino que su práctica es tan antigua como el ser humano. Existen numerosas representaciones artísticas que lo ponen de manifiesto. 
Fuente fotos:http://www.miscanguritos.com/blog/2014/08/15/el-porteo-a-lo-largo-de-la-historia/.


  Pintura sobre estuco procedente de la tumba de Menna (dinastía XVIII, sobre 1400 a.C.).

 Relieve (dinastía Kushita, siglos VII y VIII a. C.).

       Los beneficios que se obtienen a través del porteo son muchos. Tanto para el bebé como para el porteador:

-  Fortalecimiento del vínculo afectivo con la madre, padre, cuidador.
- Sentimiento de seguridad, protección, confianza, intimidad al sentir nuestro calor, escuchar nuestra voz, el latido del corazón.
- Alivio de los cólicos. Facilitado por la postura vertical y la presión de nuestro vientre contra el suyo(nuestra salvación cuando David los sufría).
- Mayor calidad de sueño, tan importante en estas edades. 
- Regulación de su temperatura corporal.
- Facilita la lactancia materna


www.pajaritopinzón.com

- El bebé si lo desea, ve y escucha lo mismo que su porteador, por lo que está completamente integrado en nuestro día a día. Lugares, conversaciones, personas... Además ellos deciden lo que quieren recibir. David asoma la cabeza y se estira cuando algo le llama la atención y se esconde si está cansado o no le interesa la persona que se dirige a él. 

- Mayor conocimiento del bebé y de sus necesidades, con la consecuente disminución del lloro.

- Libertad de movimiento y manos libres para subir y bajar escaleras, utilizar el ascensor, coger el metro o el bus, entrar en un local, ir a comprar, caminar en lugares con aglomeración de gente...

- Mantiene una correcta postura de la espalda y evita posibles lesiones al distribuir el peso de manera adecuada. A mi me costaba más al principio que pesaba la mitad que ahora. Poco a poco la espalda y las piernas se van fortaleciendo, además el bebé va aumentando de peso de manera progresiva. 



  También he aprendido la importancia de utilizar una mochila ergonómica, que mantenga una buena posición del bebé y procure un reparto adecuado del peso para el portador.


   Hay que tener cuidado, porque conocidas marcas infantiles siguen vendiendo mochilas no ergonómicas.


    Existen muchos tipos de portabebés: fulares, bandoleras, mai tais, mochilas... todo un mundo por descubrir. A la hora de elegir, habrá que tener en cuenta la edad del bebé y las necesidades y futuro uso que vaya a darle el porteador. Para ello os recomiendo los dos sitios a los que acudí yo:


GRANUJAS




  
  El frío no es ningún problema, ya que existen cobertores y abrigos de porteo que podemos utilizar para abrigar al bebé. Muy cómodos, prácticos y calentitos. Podéis encontrarlos en las webs anteriores.


    Con el tiempo, he ido reduciendo los "imprecindibles"para salir con David. Si es por un tiempo cortito (30 min o menos) únicamente llevo las llaves, el móvil y una pequeña cartera, todo en los bolsillos. Si es más  utilizo una mochila donde incluyo una muda, un par de pañales, cambiador y toallitas, y lo necesario para preparar un biberón.


   En esta foto David tenía 22 días. Fue el primer día que le porteé. Me lo puse con cuidado, en frente del espejo, sólamente para probar. Y se quedó profundamente dormido durante dos horas. Desde ese momento no ha pasado un solo día en el que no lo haya utilizado. Y los que nos quedan. ¿Durante cuánto tiempo más? No lo se. El que él y yo decidamos que queremos continuar . Las sensaciones, sentimientos y  momentos que nos ha hecho vivir a los dos... muy especiales.

*Bibliografía:

       También estamos en FACEBOOK :)


2 comentarios: